La increíble transformación de un ático en un espacio para el ocio y la familia

Ver el vídeo
Óscar y María son una pareja que tras la jubilación anticipada de él a los sesenta años decidieron trasladarse a vivir a una casa unifamiliar en Las Rozas de Madrid, una población muy tranquila rodeada de naturaleza a poco más de 30 kilómetros de la capital. Sus aficiones requerían de un espacio destinado a tal fin y encontraron la solución en el ático.

La planta superior de su casa estaba completamente inutilizada, resultaba oscura y poco acogedora. Confiaron en VELUX y hoy no pueden estar más satisfechos de su decisión. Gracias a la instalación de tres ventanas de tejado VELUX, tienen una segunda planta, de igual tamaño que la principal, llena de luz donde poder desarrollar sus hobbies y relajarse.

¿Cómo era su casa antes de la instalación de las ventanas de tejado VELUX?


Óscar: Nos venimos a vivir a Las Rozas de Madrid porque tras mi jubilación nos apetecía una vida más tranquila en la que poder dedicar más tiempo a nuestras aficiones.
María: La zona de abajo de la casa era donde llevábamos a cabo nuestro día a día: comíamos, cocinábamos, descansábamos…. La planta de arriba estaba mal acondicionada, era oscura y poco acogedora y apenas pasábamos tiempo en ella.

¿Qué os motivó a llevar a cabo la transformación de vuestro ático?


María: Mi hobby principal son las manualidades y quería tener un espacio fijo donde poder tener todos mis materiales. Normalmente estaban repartidos entre la cocina y el salón y tenía que estar constantemente recogiéndolos, con lo que al final, no podía hacer tantas cosas como quería.

Óscar: Desde pequeño me encanta la música y ahora que tengo más tiempo quiero mejorar y divertirme. Aunque la idea al venirnos a vivir aquí era la de tocar la batería en el ático, me resultaba bastante incómodo y oscuro, así que acabé ensayando en el salón e incomodando a María con el ruido.

¿Qué sensación tuvisteis al descubrir vuestro nuevo ático?


Óscar: Fue un cambio espectacular. Ahora podemos ver el cielo y los árboles del jardín a través de nuestras nuevas ventanas. La vibrante luz del día entra a raudales y rebota en las paredes con lo que ya no debemos tener la luz artificial constantemente encendida.

María: Me parece increíble todo lo que hemos ganado en tan solo un día y medio que duró la obra.

¿Qué ha supuesto para vosotros este nuevo espacio?


Óscar: Ahora tenemos una casa completa, donde todos los metros están aprovechados y nos resultan muy útiles.

María: El ático se ha convertido en un espacio multifuncional. En él puedo hacer mis creaciones artísticas con mucha luz sin tener que estar recogiendo todas mis herramientas. Además, Óscar puede tocar su batería sin que nadie le moleste y sin molestar a nadie. Se ha convertido en uno de nuestros espacios favoritos de la casa. Las nuevas ventanas han creado una atmósfera que invita a la relajación, diversión y a compartir tiempo en familia.

¿Cómo os ayuda VELUX ACTIVE en vuestro bienestar?


Óscar: Desconocía completamente cómo se podía controlar la temperatura y ventilación de la casa a través de un móvil. Me resulta muy cómodo y me encanta que, incluso estando fuera de casa, pueda abrir o cerrar las ventanas para refrescar la estancia y mejorar la calidad del aire o bajar las persianas para protegernos del calor excesivo.

María: Los sistemas inteligentes de VELUX ACTIVE nos ayudan a mejorar nuestra vida. Ahora hay siempre un clima y una calidad de aire perfectos.

Con la pequeña obra de tan solo un día y medio de ejecución, Óscar y María tienen una casa bien aprovechada y mucho más saludable. El aire fresco y la luz que ahora inundan su vivienda les proporciona bienestar y les permite llevar a cabo sus aficiones. Han logrado una conexión con la naturaleza regalándoles grandes momentos de relax. En definitiva, ahora tienen una casa mucha más valiosa donde están encantados de vivir.