Cómo convertir la cocina en el corazón de la casa con luz natural

Ver el vídeo
“Las ventanas de tejado VELUX han transformado mi hogar”
Hay casas que tienen una historia familiar detrás que marcan la vida de quienes en ella viven. Este es el caso de Clara, que heredó la casa de sus abuelos en Madrid. Una relación estrecha entre abuela y nieta, que llevó a Clara a abandonar su vida en Milán para volver a sus raíces, a Madrid, a la casa donde guarda tan buenos recuerdos y donde quería revivirlos y crear muchos nuevos.

Para Clara, la cocina es el centro de su hogar. En ella, además de comer, trabaja y recibe a sus amigos con brunches que se alargan hasta altas horas de la tarde. Momentos de risas, confidencias y sueños de futuro en un espacio confortable, acogedor y práctico. Pero la cocina de sus abuelos era oscura y tuvo la necesidad de que la luz entrara en su casa, que la llenara de vitalidad y alegría, porque así es Clara y así, quería que fuera su casa. ¿La solución? Dos ventanas de tejado VELUX que inmediatamente llenaron la cocina de luz natural y la inundaron de optimismo y bienestar.

Clara nos cuenta cómo las ventanas de tejado VELUX han transformado su hogar y su vida:

El cambio


Esta casa era de mis abuelos, en ella he vivido muchas cosas y guardo maravillosos recuerdos. Al heredarla, decidí adaptarla a mis necesidades y a mi estilo de vida, pero conservando el espíritu y las señas de identidad familiares.

Junto a mi mejor amigo, hicimos todo el proyecto de reestructuración de la casa y desde el principio tuvimos claro que queríamos más luz, especialmente en la cocina que es el espacio donde cocino, como, trabajo y me reúno a diario con mis amigos.

La luz tenía que jugar un papel importante en todo el proyecto, porque para mí, es el factor esencial para que una casa cobre vida. Y la solución la encontramos en el tejado. Desde arriba podía entrar luz natural durante todo el día para iluminar la cocina. Así, que, en el proyecto de reforma, incluimos dos ventanas de tejado VELUX.

El cambio fue espectacular. De una cocina oscura y poco acogedora, pasé a tener una cocina luminosa y alegre, de la que apenas salgo y en la que siempre estoy deseando recibir a mis amigos. Hace seis meses que me mudé y no puedo estar más contenta con la luz de mi nuevo hogar
 

Más luz, más vida


Las ventanas han cambiado el espacio, han convertido la cocina en el espacio central de la casa. Sin ellas, seguramente tendría que pasar más horas en otras zonas de la casa, como mi habitación.

Me encanta que vengan mis amigos a casa, que nos sentemos en la mesa de la cocina y pasemos horas y horas juntos comentando las novedades de nuestra vida, asuntos triviales o simplemente estemos bromeando. Ahora, la luz cenital nos aporta calidez y luminosidad durante toda la jornada.

En mi nueva cocina se respira una atmósfera de calidez que hace que mis amigos, cuando están en mi casa se sientan como en la suya, tranquilos, sin prisas, disfrutando el momento y eso me hace realmente feliz.

Las ventanas de tejado VELUX han transformado mi hogar y me encanta volver a vivir en él aquellas sensaciones de optimismo y bienestar que sentía cuando mis abuelos habitaban este mismo lugar. Es un regalo que mis abuelos me han hecho y que ahora puedo disfrutarlo en su totalidad y llena de felicidad.