7 razones para aumentar la iluminación natural en el hogar

Introducir la luz natural en el hogar tiene más efectos positivos de los que puedes imaginar: conocerlos te ayudará a entender por qué y cómo poner la luz en el centro de tu hogar.

Si tienes un proyecto de renovación para tu casa, es posible que hayas pensado si realmente vale la pena invertir en una mejor iluminación. La respuesta está en los principales beneficios que puedes obtener:

  1. Reduces el consumo y ahorras dinero
  2. Mejoras la eficiencia energética de la vivienda
  3. Mejoras la salud y el estilo de vida
  4. Obtienes más serenidad y buen humor
  5. Transformas el hogar y sus entornos
  6. Creas un vínculo entre el exterior y el interior y amplias la relación con la naturaleza
  7. Aumentas el valor de la casa

1. Reducir el consumo energético del hogar con iluminación natural

Piensa en cuando cocinas o trabajas: ¿durante el día enciendes las luces para ver mejor? Disponer de más luz natural desde la mañana hasta la noche significa utilizar menos luz artificial y ahorrar en la factura eléctrica.

Instalar más ventanas orientadas al sur, incluso en el tejado, aporta calidez a la casa y permite reducir el uso de la calefacción en otoño y en invierno. Además, en verano puedes limitar el calor con toldos y persianas, hacer circular el aire y refrescarlo, y utilizar menos el aire acondicionado.

2. Mejorar la eficiencia energética y ayudar al medio ambiente

Ahorrar energía es una forma de tener un estilo de vida más sostenible. La luz natural ayuda a consumir menos recursos para producir electricidad y calentar la casa.

Utilizar menos fuentes de energía es también una forma de reducir la emisión de contaminantes al medio ambiente, un gesto que ayuda a cuidar la naturaleza y que mejora la vida de todos.

3. La luz del sol y sus beneficios para el organismo

Nuestra salud está condicionada también por la luz. Todas nuestras funciones fisiológicas se regulan por los llamados ritmos circadianos, una serie de fases que se suceden a lo largo del día de forma cíclica y que responden a los periodos de luz y oscuridad, vigilia y sueño. Cuando este reloj interno se rompe comienzan los problemas relacionados con el sueño, el apetito, el estrés o la frecuencia cardíaca.

La luz que entra en tu casa ayuda a tu reloj biológico a estar sincronizado con el paso de las horas: dormirás mejor y tendrás más energía durante el día, recursos esenciales para mantenerte sano y seguir un estilo de vida saludable.

4. Los beneficios de la luz natural en el estado de ánimo

Piensa en lo bien que te sientes cuando pasas un día agradable y luminoso al aire libre y por qué en invierno, con menos luz, eres más propenso a la tristeza y al mal humor.

Hay una razón para ello: la luz natural estimula al cerebro a producir serotonina, la hormona del bienestar, un antidepresivo natural que también favorece la concentración y la productividad.

La vitamina D que obtenemos del sol también previene y reduce el estrés y la ansiedad. Por eso, incluso las actividades que se pueden realizar en casa, como hacer ejercicio o relajarse leyendo, tienen efectos más beneficiosos si se hacen en una zona donde llegue una buena luz natural.

5. Transformar el hogar: El secreto es la luz natural

Con la luz natural se puede iluminar cualquier espacio y se pueden conseguir efectos específicos: destacar el mobiliario de la casa, crear un ambiente relajante o un potente efecto escénico.

Varias ventanas de diferentes tamaños, formas y posiciones - verticales, planas o inclinadas - te ayudarán a cambiar la forma en que la luz entra en cada habitación.

Recuerda también que la luz cambia según la hora del día y las estaciones: con una iluminación bien diseñada tu casa será diferente y especial en todo momento.

6. Crear un intercambio entre el interior y el exterior con la luz

La combinación de varias ventanas aumenta la luz y favorece el vínculo beneficioso y vital entre el exterior y el interior, permitiendo además que la mirada recorra el horizonte y la naturaleza circundante.

Las plantas de interior también vivirán mejor y podrán darte todos sus beneficios, incluido un aire más puro.

7. Aumentar el valor de tu vivienda

Puede que la casa en la que vives no sea la definitiva y quieras venderla antes o después. Las casas luminosas son más atractivas, imaginar que se vive en ellas es más fácil y el resultado es que siempre encabezan la lista de las más deseadas y luego compradas.

Añadir nuevas ventanas o sustituir las viejas y deterioradas para iluminar mejor las habitaciones es una inversión que debe considerarse para aumentar el valor de la casa y que se amortizará cuando se venda.

Cómo aumentar la luz natural en el hogar

Aquí tienes algunos consejos sencillos para que entre más luz en tu casa:

  • Disponer bien los muebles para que no tapen la luz
  • Utiliza colores suaves para reflejar la luz en las paredes y suelos
  • Elegir muebles y accesorios de colores claros: algunos pueden ser incluso de materiales que reflejen la luz, como la madera lacada
  • Elige el color blanco para el interior de los marcos de las ventanas y las superficies acristaladas de las puertas y los tabiques
  • Utilizar cortinas traslúcidas para que se filtre la luz
  • Utilizar espejos para reflejar y amplificar la luz
  • Hacer espacio en el hogar: un entorno más minimalista parece inmediatamente más luminoso.

La luz es una ola de energía y vida que te envuelve y te cuida a ti y a tu hogar: invítala.